Actualmente

Autor Tema: ESTIMULACIÓN DE LOS SENOS  (Leído 2301 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado K A L

  • Administrator
  • rAFC
  • *****
  • Mensajes: 3188
  • Valor en el foro: +150/-15
  • Sexo: Masculino
  • Sarge, disciplina y constancia
    • Premios
  • score FClose: Still virgin ;)
ESTIMULACIÓN DE LOS SENOS
« en: Mayo 12, 2019, 05:24:25 pm »
ALGUNOS CONSEJOS PARA HACER EL AMOR A LOS SENOS. La estimulación de los pechos de la mujer debiera ser progresiva. La sensibilidad femenina en los pechos es tan grande (particularmente en la zona de los pezones y las areolas), que incluso el calor de la cercanía de los labios amados, y de la tibieza del aire que sale de la nariz y la boca durante la respiración, los excita sutil y profundamente.

Los senos se pueden estimular en cualquier momento previo del acto sexual. Sin embargo, lo ideal es que la mujer se sienta penetrada en el momento de la estimulación de los senos. Igual que ocurre con los besos, si la estimulación de los senos se realiza mientras la mujer está penetrada, ella tiene un estado de conciencia especialmente receptivo gracias a que la zona superior y la zona inferior de su cuerpo están unificadas por la acción del pene.

La estimulación específica de los senos depende de cada mujer, e incluso del momento del mes lunar de la mujer. No es la misma sensibilidad en los senos cuando ella está cerca de ovular que cuando está cerca de menstruar, por ejemplo. Así que permanece atento a como ella reciba tus estímulos en sus senos, y cambia el rumbo o mantenlo según ella lo vaya deseando.

Una manera posible —no mecánica sino sentida— de proceder en la estimulación de los senos, puede ser la siguiente:
 
- Oliscar los pezones, detalladamente, hasta descubrir su sutil perfume natural.

- Lanzar el aliento sobre el pezón y la areola. Hay quienes además gustan de hablarle a los senos, para conferirles no sólo la temperatura tibia del aliento, sino además la vibración del amor mediante ricas palabras (no importa tanto qué palabras se usen, sino el tono en que se susurren).

- Primero rozar y luego acariciar el pezón y la areola con los labios, sin poner los labios duros sino dejándolos sueltos y suaves. El secreto está en dejar que los labios adquieran la suavidad de los senos.

- Frotar suave pero profundamente la cabeza por todo el busto.

- Acercar los torsos, y siguiendo el mismo ritmo de la penetración a fondo de la vagina, frotar con las tetillas masculinas los pechos femeninos, aproximadamente pezón con pezón.

- Besar todo el seno, haciendo énfasis en las puntas, y a veces convirtiendo los besos en chupadas suavecitas.

- Lamer con la lengua blanda, dibujando con saliva un nuevo círculo idéntico a la areola, hasta llegar al pezón que de este modo queda ensalivado. Una vez que éste está ensalivado, se le pasa por encima toda la lengua suavizada (que el pezón se hunda en ella), desde la base hasta a punta, repetidas veces.

- Endurecer la punta de la lengua, y con ella presionar dulce pero firmemente el pezón hacia dentro del seno.

- Apretar delicadamente el bulbo del seno desde la base hasta la punta, siempre manteniendo las manos suaves y relajadas. Se puede combinar este estímulo manual de los senos, con el labial, lingual y bucal.

- Dar suaves y delicados pellizcos al bulbo del seno, a la areola y al pezón, ya sean pellizcos superficiales o profundos (esto depende de la receptividad de la mujer).

- Apretar suavemente el pezón entre los dedos índice y pulgar, y luego torcerlo a un lado y al otro.

- Si se tiene uñas más o menos largas (siempre deben estar romas para esto), se puede rascar suavemente el bulbo, la areola, e incluso el pezón, primero con las superficies de las uñas, y luego con sus puntas.

- Poner dentro de la boca el pezón, o el pezón y la areola, y empujarlos dulcemente con la lengua suavizada contra el reverso de los dientes (todo partiendo de la presión más suave posible, y llegando hasta donde la mujer desee).

- Con el pezón todavía dentro de la boca, rodearlo un poco con los dientes, pero sobre todo con los labios y la lengua suavizados al máximo, y succionarlo suavemente como hace un bebé que lacta.

- Mordisquear muy suavemente los pezones, tratando de “suavizar los dientes”, o sea, aflojando las mandíbulas y las encías hasta el extremo, y presionando reiteradamente pero sólo un poco a la frutilla del pezón entre los dientes, poniendo como mediadora a la lengua suavizada y húmeda. Este procedimiento tal vez sea preferible dejarlo para los momentos en que la mujer está llegando a orgasmos (téngase en cuenta que, si el hombre ha aprendido a controlar su eyaculación, la mujer puede llegar varias o muchas veces al orgasmo en un mismo acto sexual). Importante: el mordisqueo de los pezones solamente ha de ser realizado si ella lo desea.

INTUICIONSOCIAL.COM la mejor comunidad de seduccion, ligue, estrategias, tips y tácticas de seduccion para conocer, conquistar, ligar y seducir mujeres.


Tags:
 

Powered by EzPortal